Por Sebastián Espósito, La Nación. Revista Ticket, 3 de marzo de 2006

El atardecer visto desde una montaña rusa es una buena imagen para ilustrar la tapa de un álbum y el flamante capítulo de una obra toda que, desde sus comienzos, busca reunir las músicas que poblaron el Río de la Plata de tiempos inmemoriales a un pasado más cercano, pero igual de inaccesible. Aquí se cruzan el tango, la murga y la milonga, las músicas del Viejo Continente que se mezclaron con éstos y la mano de un compositor refinado y exquisito, que para cada composición encuentra el arreglo justo, la redondez de la pieza acabada. Acompañan a Mozzi (guitarra), entre otros, Moguilevsky (clarinete), Bolotín (violín), Cabezaz (vibrafón), Guevara (percusión), Romo (bandoneón) y Jorge Bergero (violonchelo).