El Café de los Maestros fue creado en 2004, como punto de reunión de los decanos del tango: una reserva de la más genuina estirpe de orquestas y cantores. Pianistas de la era del cine mudo, compositores de clásicos del repertorio, celebridades internacionales, artistas de culto, portavoces de los estilos históricos se reunieron alrededor del proyecto: entre ellos, Aníbal Arias, Ernesto Baffa, Osvaldo Berlingieri, Gabriel Clausi, Emilio De La Peña, Ubaldo De Lio,Leopoldo Federico, Oscar Ferrari, Carlos García, Juan Carlos Godoy, Carlos Lazzari, José Libertella, Virginia Luque, Mariano Mores, Alberto Podestá, Lágrima Ríos, Horacio Salgán,Atilio Stampone, Fernando Suárez Paz.

Los artífices del Café de los Maestros son dos músicos y productores largamente vinculados a las músicas populares de identidad nacional: Gustavo Santaolalla y Gustavo Mozzi.

Un disco doble, un libro, una película y conciertos antológicos en América, Europa y Asia situaron al Café de los Maestros como un proyecto colectivo que puso a la tradición del género por encima de las individualidades. Junto con la memoria invaluable de artistas que ya no están, y que dejaron su legado, hoy confluyen los sonidos de nuevos integrantes de esta logia de veteranos de inspiración inagotable. La llegada de estos intérpretes afirma el espíritu de Café de los Maestros, que no ancla en la melancolía: es el destino natural de los mayores artistas del género en actividad, contracara del fraude turístico. Allí donde lo mejor de la música de los años 40 y 50 es mucho más que un eco nostálgico. Donde voces añejas reeditan sus proezas juveniles con la holgura que les proporciona la experiencia.